Prueba tu yoga

Yoga Imperfecto nace por la necesidad de contar mi visión y mostrar que el yoga no es esa imagen perfecta de posturas avanzadas que está tan de moda.

Creo que esa idea de que el yoga es hacer posturas perfectas y avanzadas, o la rigidez de algunos estilos lleva a mucha gente a exigencias, frustraciones y lesiones. Cada vez oigo más historias de gente que se ha lesionado en yoga por someter a su cuerpo a posturas que no son para él, llevarlo a límites extremos, o por alineaciones clásicas que no respetan la anatomía de cada uno, ni tienen en cuenta todo lo que ahora sabemos sobre el movimiento del cuerpo.

Para mi el yoga no es eso.

Yoga es libertad, no rigidez.
Yoga es escuchar a tu cuerpo, no someterlo a exigencias extremas.
Yoga es salir de una clase mejor de lo que has entrado, no con dolor o lleno de frustraciones.
Explora tu yoga
Siente tu yoga

Así que ¿por qué no unir el corazón del yoga y esa sabiduría ancestral con los conocimientos de anatomía y sobre cómo funciona el cuerpo qué ahora tenemos?

¿Por qué no atrevernos a probar cosas diferentes, a escuchar a nuestro cuerpo y ver cómo nos sentimos?

¿Por qué no dejar a un lado las ideas o expectativas de cómo debería ser el yoga o una postura, y conectar con la realidad de cómo nos sentimos en una postura o en una situación y descubrir así nuestro propio yoga?

El yoga es una disciplina viva, cambia y evoluciona, y nosotros con él.

Todo ello unido da lugar a este Yoga Imperfecto, que busca profundizar en el movimiento de cada uno, romper patrones y hábitos para descubrir nuevos caminos, probar cosas nuevas, y así iniciar ese viaje de conexión con uno mismo.

Una visión nueva sobre el yoga enfocada en lo que tu cuerpo necesita.

Porque cada persona es diferente.

Porque no eres tú quien tiene que adaptarse al yoga, sino el yoga el que se adapta a ti.

Porque te mereces sentirte bien.

Yoga Imperfecto es un yoga distinto que no va sobre hacer formas, sino sobre ti.

Porque el movimiento no entiende de estéticas.

Porque eres perfecta como eres. No necesitas ser como los demás.

Porque en los movimientos pequeños está la magia.

Si cada persona es diferente, ¿por qué tenemos que encajar todos en la misma imagen de una postura? Mejor respeta tu cuerpo. Sé tú misma. Muévete y descubre tu yoga.

Cultiva lo auténtico.